BERLIN LOVER


___________♥ B_ Ξ_ Я_ L_ I_ И ♥___________

…………..________ ۩۩۩ ________ ………….
………… \ █████ | ██ | █████ /………….
…………╔══╦══╦═══╦══╦══╗…………
…………║….║….║……║….║….║…………
…╔╦╗…║….║….║……║….║….║…╔╦╗…
…║║║…║….║….║……║….║….║…║║║…

─√\~───√\~───√\~───√\~───√\~─-

Conexión Berlin.

Empieza la conexión de madrización en Alemania, la vuelta a su ridículo malestar por la actividad de la creación intuitiva, por la necesidad de crear una visión que te haga creer de nuevo en la realidad.

PRIMERA CONEXION FALLIDA, pero a mi lado se oye, que la conexión va toda hostia.

Recuerdos madrización.

Hace unos años creo recordar que fue durante el WOMAD de Cáceres de 2003, un lugareño que vestia un mono obreo, se introdujo en nuestro etílico coloquio y nos dijo.

NO PAREIS EN CIUDADES CON MONUMENTOS (refiriendose a Cáceres), IROS A CIUDADES CON CHIMENEAS QUE ES DONDE HAY TRABAJO.

Supongo que le pareceríamos un grupo sin rumbo, sin oficio ni beneficio, cómo se decía en la era postindustrial.

Hoy quiero encontrar a ese hombre, disfrazado de pieza de un sistema industrial aún con fuerza en aquellos años, pero con cierto interés por otras formas y sistemas de funcionamiento, para preguntarle.

¿Cómo continuar el viaje cuando las chimeneas se convierten en monumentos?

Tirar del Hilo: Hay una gran tarea destructiva por hacer.

La fuerza de la información que te llega sin buscarla.



Ayer me llegó, ese mensaje en ese muro que no separa, sino informa
.
Tiré del hilo y llegué al mensaje, lo entendí e hice mio, la creación no entiende de criterios, sale, brota, emerge, es.





Hay una gran tarea destructiva por hacer.




Ser rea­lis­tas, pe­dir lo im­po­si­ble.









Así na­ció Da­dá, de una ne­ce­si­dad de in­de­pen­den­cia, de des­con­fian­za ha­cia la co­mu­ni­dad. Los que es­tán con no­so­tros con­ser­van su li­ber­tad. No re­co­no­ce­mos nin­gu­na teo­ría. Bas­ta de aca­de­mias cu­bis­tas y fu­tu­ris­tas, la­bo­ra­to­rios de ideas for­ma­les. ¿Sir­ve el ar­te pa­ra amon­to­nar di­ne­ro y aca­ri­ciar a los gen­ti­les bur­gue­ses?











“To­do hom­bre de­be gri­tar. Hay una gran ta­rea des­truc­ti­va, ne­ga­ti­va por ha­cer. Ba­rrer, asear. La ple­ni­tud del in­di­vi­duo se afir­ma a con­ti­nua­ción de un es­ta­do de lo­cu­ra, de lo­cu­ra agre­si­va y com­ple­ta del mun­do con­fia­do a las ma­nos de los ban­di­dos que se des­ga­rran y des­tru­yen los si­glos. Sin fin ni de­sig­nio, sin or­ga­ni­za­ción. La lo­cu­ra in­do­ma­ble, la des­com­po­si­ción. Los fuer­tes so­bre­vi­vi­rán gra­cias a su voz vi­go­ro­sa, pues son vi­vos en su de­fen­sa












“La abo­li­ción de la ló­gi­ca, la dan­za de los im­po­ten­tes de la crea­ción es Da­dá; la abo­li­ción de to­da je­rar­quía y de to­da ecua­ción so­cial de va­lo­res es­ta­ble­ci­da en­tre los sier­vos que se ha­llan en­tre no­so­tros los sier­vos es Da­dá; to­do ob­je­to, to­dos los ob­je­tos, los sen­ti­mien­tos y las os­cu­ri­da­des, las apa­ri­cio­nes y el cho­que pre­ci­so de las lí­neas pa­ra­le­las son me­dio de lu­cha Da­dá; abo­li­ción de la me­mo­ria: Da­dá, abo­li­ción de la ar­queo­lo­gía: Da­dá; abo­li­ción de los pro­fe­tas: Da­dá; abo­li­ción del fu­tu­ro: Da­dá; con­fian­za in­dis­cu­ti­ble en to­do dios pro­duc­to in­me­dia­to de la es­pon­ta­nei­dad: Da­dá; sal­to ele­gan­te y sin pre­jui­cios de una ar­mo­nía a otra es­fe­ra; tra­yec­to­ria de una pa­la­bra lan­za­da co­mo un dis­co, gri­to so­no­ro; res­pe­to de to­das las in­di­vi­dua­li­da­des en la más mo­men­tá­nea lo­cu­ra de ca­da uno de sus sen­ti­mien­tos; se­rios o te­me­ro­sos, tí­mi­dos o ar­dien­tes, vi­go­ro­sos, de­ci­di­dos, en­tu­sias­tas; des­po­jar la pro­pia igle­sia de to­do ac­ce­so­rio inú­til y pe­sa­do; es­cu­pir co­mo una cas­ca­da lu­mi­no­sa el pen­sa­mien­to des­cor­tés o amo­ro­so, o bien com­pla­cién­do­se en ello, mi­mar­lo con la mis­ma in­ten­si­dad, lo que es lo mis­mo, en un ma­to­rral pu­ro de in­sec­tos pa­ra una no­ble san­gre, do­ra­do por los cuer­pos de los ar­cán­ge­les y por su al­ma. Li­ber­tad: DA­DÁ, DA­DÁ, DA­DÁ, au­lli­do de co­lo­res en­cres­pa­dos, en­cuen­tro de to­dos los con­tra­rios y de to­das las con­tra­dic­cio­nes, de to­do mo­ti­vo gro­tes­co, de to­da in­co­he­ren­cia: LA VI­DA”









(frag­men­tos del Ma­ni­fies­to Da­dá de 1918 es­cri­to por Tris­tán Tza­ra)